Llevaba más de tres años intentando conseguir esta foto. Han sido multitud de horas de espera y decepciones, aunque una vez conseguida todo se olvida.

Esta foto tiene dos aspectos para mí esenciales:  la sensación de comunicación visual con el ave, una mirada mantenida, entre desafiante y poderosa durante su “picado” hacia el hide, sobrevolándolo en el último momento, y la dificultad técnica de poder “encajar” su vuelo en diagonal, a tan escasa distancia y con una gran velocidad  de acercamiento, sin ningún tipo de recorte. 

Tuve claro, desde que comencé con esta especialidad, la responsabilidad que tiene todo fotógrafo de naturaleza de transmitir por medio de sus fotografías,  los momentos singulares  de la misma, para forzar a que el espectador reflexione acerca de su belleza y de la importancia de su conservación.

Esta foto se realizó  en la provincia de Lérida, siendo el pueblo más cercano Pont de Suert.

Fue finalista en Fotoaves 2013