Era Agosto y la temperatura rondaba los 35ºC. El objetivo era otro, pero al atardecer, a punto de abandonar el hide, apareció un grupo de siete avutardas para beber, y pude realizar una serie de fotos en las que el entorno diferente al habitual – en época de celo -, la luz y la tranquilidad de las aves permitieron esta foto que figura entre mis preferidas. 

Realizada en La Serena 

Esta foto fue finalista en FIO 2015 en la categoría de Aves de Extremadura